Recomendaciones de montaje

No seguir las instrucciones que se detallan a continuación, puede provocar la rotura del turbo y anular la garantía.

Es imprescindible que el montaje del turbo reconstruido se realice por personal cualificado y experimentado.

Es importante reconocer la avería del turbo a reemplazar antes de montar el nuevo turbo para subsanar el mal funcionamiento y evitar una nueva rotura.

Los pasos a seguir para un correcto montaje del turbo reconstruido son:

  • Limpiar a fondo el radiador del intercooler, así como todos los tubos de aire de residuos(carbonilla, polvo, lodo graso, juntas, aceite, etc.) y sustituirlos en caso de deficiencias, abolladuras, fisuras, etc.
  • Quitar las juntas deterioradas y limpiar las superficies (no deben tener daños ni residuos). Es imprescindible utilizar las juntas recomendadas por el fabricante en la entrada y salida del aceite al turbo. Además, no se deben usar selladores líquidos o pastosos dado que reducen el flujo de aceite al turbo, pudiéndose desprender y obstruir el paso del aceite al turbo.
  • Sustituir los tubos de engrase (entrada y salida de aceite al turbo). Un tubo de drenaje dañado, con abolladuras o obstruido internamente, provoca perdida de aceite por el turbo o la rotura del mismo.
  • Sustituir el filtro de aire y limpiar a fondo las carcasas del mismo.
  • Limpiar los respiraderos del motor y comprobar su funcionamiento (sustituir si es necesario).
  • Sustituir el aceite y el filtro en el motor. Es importante, elegir siempre el tipo de aceite recomendado por el fabricante y reponer la cantidad exacta.
  • Quitar todos los protectores de las tomas del turbo nuevo y comprobar que es idéntico al turbo averiado.
  • Llenar la toma de engrase del turbo con aceite limpio y girar el rotor del turbo con la mano varias vueltas.
  • Montar el turbo sobre el colector usando una junta nueva (la recomendada por el fabricante), conectar a continuación el tubo de escape y montar los tubos de aire. Se deben utilizar siempre tuercas, arandelas y tornillos recomendados por el fabricante (preferentemente nuevos) ya que se asegura su resistencia al calor y respetar en todo caso los pares de apriete estipulados por el mismo.
  • Antes de montar el tubo de drenaje de aceite del turbo al carter hay que:
    • Volver a llenar el aceite en el agujero de engrase del turbo.
    • Girar el motor sin arrancar desconectando los conectores de los inyectores para obtener presión de aceite y a su vez fluya el mismo dentro el turbo, lubricándose así bien antes del primer funcionamiento.
    • Comprobar que llega el aceite al turbo y fluye con normalidad y sin interrupciones.
    • Conectar y apretar el tubo de drenaje usando una junta nueva.
  • Realizar un arranque en frío suave sin acelerar y mantener el motor en ralentí durante 3 a 4 minutos.
  • Comprobar presión y flujo de aceite.
  • Comprobar si hay fugas de aceite o aire.
  • Revisar el nivel de aceite, ha de estar en su nivel correcto (el nivel alto bloquea la salida de aceite al turbo causando pérdidas de aceite en el turbo).
  • Comprobar la compresión, una compresión excesiva puede ser provocada por el paso de gases de los cilindros al cárter impidiendo el retorno del aceite del turbo al cárter y causando pérdidas de aceite en el turbo.
  • Cuerpos extraños:
    • Son objetos extraños los que, como resultado de la averia del turbo anterior o descuido en el desmontaje (tornillos, tuercas, restos de filtro de aire dañado, etc.), entran a las caracolas del turbo e impactan en las ruedas (turbina y compresora) causando daños en los álabes, desequilibrio en el sistema rotor y, finalmente, rotura del turbo.

Es imprescindible que antes de realizar el primer arranque del vehículo tras el montaje del turbo reconstruido no se encuentre ningún objeto extraño que pueda acceder al sistema de admisión o de escape del motor.

Visite nuestra tienda  on-line    o nuestra tienda  física

Contacta con nosotros

Por teléfono: 91 010 50 47 - 91 125 27 31

Por Wassap: 673 08 83 20

Por email: info@autoturbo.es